Chistes de médicos

Aunque parezca mentira en el sector de la salud son muchas las oportunidades en las que suceden hechos bastantes chistosos en los que se ven incluidos tanto los pacientes como los doctores de guardia.

Hay diversos tipos de doctores como entre otras cosas los ginecólogos, radiólogos, cirujanos, urólogos, habitantes, pediatras, forenses, psiquiatras, cardiólogos, etc y todos ellos todos los días debe atender las pretenciones de todos sus pacientes.

Chistes cortos de médicos

Uno que va al dentista y …
– A ver, abra la boca.
– ¡AAAHHHHhh!.
– Pero no la abra tanto…
– ¿No me tiene que meter las pinzas?.
– Sí, ¡¡pero yo me quedo fuera!!.
La enfermera le dice al médico:
– Hay un hombre invisible en la sala de espera.
Y el doctor responde:
– Dígale que en este momento no puedo verlo.
Pepita, la enfermera, atiende la llamada telefónica que se está produciendo en la consulta.
– ¿Sí, dígame?
– ¿Oiga, el doctor Mata?
– Sí señor. ¿Qué desea?
– Anular la visita.
En el hospital el médico le dice a la enfermera:
– Está bien que le tenga usted miedo al contagio, señorita, pero eso de dispararles a los pacientes el supositorio desde lejos, y con cerbatana es pasarse.
Llega un paciente a la consulta del médico, y dice:
– Doctor, tengo un problema. Nadie me hace caso.
– Que pase el siguiente
 
Una francesa se hace estirar todo: la nariz, la piel de la cara, etc… Finalmente, el cirujano le pregunta:
– ¿Desea la señora algo más?
– Si. Quisiera tener los ojos más grandes y expresivos.
– Nada más fácil, señora. ¡Enfermera: traiga la cuenta, por favor!.
– Doctor, me tiemblan mucho las manos.
– ¿No será que bebe demasiado alcohol?
– Qué va, ¡si lo derramo casi todo!!
La mujer le dice al marido:
– Querido, estoy muy desesperada. El médico me dio a entender que estoy gordísima.
– ¿Por qué?
– Porque me dijo: “abra la boca y diga muuuuuuuuu”
A las tres de la madrugada un hombre llama a su médico por teléfono:
– Ay, doctor, no puedo dormir. ¿Padezco de insomnio?
– Y que se ha propuesto usted, ¿propagar la epidemia?
Una señora muy muy fea va al médico con su hija que es guapísima. Entran en la consulta del doctor y le dice el doctor a la niña:
– A ver, guapa. Desnúdate.
Y le dice la niña:
– No, doctor. Es mi madre la que pasa a consulta.
– ¡Ah! Esto… señora, saque la lengua!
 
Dos leperos van al médico y ven un cartel: ?CONSULTA DE 4 A 7?. Así que uno de ellos le dice al otro:
-Oye, que solo somos dos, vamos a buscar otra pareja de enfermos.
Un viejo de 90 que va al médico:
– Doctor, cuando llevo ocho orgasmos seguidos me encuentro muy cansado. ¿Eso es malo?
– No es malo ni es bueno: ¡es mentira!
Un matrimonio va al médico y tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido:
-La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa.
-Ni a mi, pero su padre es rico.
Tengo tres llamadas perdidas de mi oftalmólogo…
El de ver me llama.
En la consulta del médico:
– No recuerdo si era Alzheimer o Sida lo que su esposa tiene.
– ¿Y que hago Doctor?
– Puessss, déjela en medio del bosque sola y si sabe volver sola a casa sobretodo no se acueste con ella.
 
En la sala de maternidad de un hospital un hombre cae desfallecido al suelo.
Un médico le pregunta a la enfermera:
– Qué le ha pasado a este hombre?
– Es que yo creí que me preguntaba la hora y le dije que ocho!
En la consulta del médico, aparece una señora apurada y con mucha prisa.
– Doctor…..vengo a que me saque los dientes.
– Pero señora, si usted no tiene dientes.
– Sí doctor; acabo de tragármelos
– Doctor, doctor, que me he tragado la aguja de un tocadiscos.
– No se preocupe, a mi me pasó lo mismo hace tiempo y no me ha pasado nada – pasado nada – pasado nada – pasado nada…

Chistes buenos de médicos

Uno que va al dentista y …
– A ver, abra la boca.
– ¡AAAHHHHhh!.
– Pero no la abra tanto…
– ¿No me tiene que meter las pinzas?.
– Sí, ¡¡pero yo me quedo fuera!!.
Un tipo llega al doctor aquejado de un dolor en la rodilla. El galeno cuando lo examina le pregunta:
-¿Usted por casualidad toca trompeta?
-Sí doctor, ¿Por qué?
-Pues, ¡Esa es la causa del dolor!
-Pero doctor, ¿Qué tiene que ver el tocar trompeta con la rodilla?
-Yo soy el doctor y sé que es así. Así que no toque más esa trompeta si quiere sanarse.
-Está bien, usted es el que sabe, la venderé.
Cuando el paciente sale, la enfermera intrigada por el diagnóstico le dice al doctor:
-Pero doctor, en verdad no veo la relación de la trompeta con la rodilla.
-No tiene ninguna relación. Este tipo es mi vecino del piso de arriba, y me tiene aburrido con el ruido de la trompeta.


La Reina de Inglaterra estaba visitando uno de los mejores hospitales de Canadá y durante su recorrido por los pisos paso por una habitación donde un paciente se estaba masturbando.
“Oh my God!”, dijo la Reina, eso es escandaloso, ¿qué significa esto?
El doctor contestó, ese hombre tiene una enfermedad grave por la cual sus testículos se llenan rápidamente de semen. Si no se masturba 5 veces al día, sus testículos explotarían y el hombre moriría instantáneamente.
“Oh lo siento mucho”, dijo la Reina. En el siguiente piso pasaron por una habitación, donde una joven enfermera le estaba haciendo sexo oral a un paciente.
“Oh my God!”, dijo la Reina, ¿qué pasa allí?
El doctor respondió: El mismo problema, Su Majestad, pero con mejor Plan de cobertura
médica.
Oh!!!
Un abogado desocupado paseaba por la calle y de pronto vio un llamativo aviso que decía:

CLÍNICA MILAGROSA.- Si no curamos su enfermedad, le devolvemos 10 veces su dinero.

El abogado vio una excelente oportunidad para ganar algún dinero, entró, pago la consulta (bastante costosa), y de inmediato fue recibido por un médico que le dijo:
-Buen día amigo, ¿cuál es su problema de salud?
-Doctor, deben ser mis papilas gustativas… no le siento sabor a nada de lo que como -respondió el abogado.
-No se preocupe -dijo el médico y luego se dirigió a su enfermera- Señorita por favor tráigame la compota número 323.
La enfermera obedeció y trajo un frasco y una cuchara. El médico lleno la cuchara con el contenido del frasco, le pidió al paciente que abriera la boca haciéndole tragar la cucharada.
-¿Oiga Doctor! ¿usted me acaba de hacer comer una cucharada de mierda? -protestó el abogado.
-Ciertamente era mierda, eso quiere decir que usted ya está curado; sus papilas gustativas ya funcionan correctamente -le respondió el médico acompañándolo a la puerta.
El tramposo abogado salió iracundo del consultorio pensando: “Médico “#$%*/(*#”, me hizo comer mierda, pero yo me voy a desquitar muy pronto, lo juro!”
Unas semanas después volvió el abogado a la clínica, pago su consulta y de inmediato fue recibido por el médico, quien al reconocerlo lo saludo diciendo:
-Hola abogado, que lo trae de nuevo a nuestra clínica.
-No le entiendo… ¿quien es usted? ¿donde estoy? creo que estoy amnésico… perdí la memoria -dijo el abogado haciéndose “el loco”.
-No se preocupe -dijo el médico y luego se dirigió a su enfermera- Señorita por favor tráigame la compota número 323.
-¿Qué? ¿compota número 323? ¿usted me va a dar mierda otra vez?
-¡Fantástico! ¡Maravilloso! ¡Otro milagro de la clínica! ¡Usted acaba de recuperar la memoria…!
-Se acabaron los excesos, a partir de ahora usted tendrá todo bien medido: la sal, la bebida, la comida y las diversiones… le dice el médico al paciente .
El paciente mira angustiado el dedal de consomé que le sirvieron como cena, la media hoja de lechuga y la uva de postre. Al terminar todo le dice a la enfermera:
-¿No me trae una estampilla, por favor?
-¿Para qué la quiere?
-Es que después de cenar me gusta leer un poco …
 
Un respetable ginecólogo está paseando por la calle con su esposa.
Al lado de ellos pasa una muchacha joven, sensual, minifalda, mucho maquillaje y saluda al doctor con cariño:
– ¡Hola, mi amor!
El doctor le dice a su esposa:
– No pienses nada raro. La conozco por el lado estrictamente profesional.
Y pregunta la esposa:
– ¿El lado profesional tuyo o el de ella?
Una dulce abuelita habla por teléfono al Centro Médico y pregunta tímidamente:

-¿Sería posible que alguien me informara, como está un paciente?

La operadora contesta:
-Encantada de ayudarla, ¿Cómo se llama el paciente y en qué cuarto está?

La Abuelita con su voz temblorosa dice:
-Nora Fernández, Cuarto 302

La operadora responde,
-Permítame ponerla en espera, mientras hablo con su enfermera para poder informarle.

Después de unos 2 minutos, le informa:
-Tengo buenas noticias, la enfermera me dijo que Nora va muy bien, su presión arterial y su glucosa ya están en su curso normal y su Dr. dice que la dará de alta el martes.

La Abuelita dice,
-Que alegría… ya estaba preocupada, Dios la Bendiga por las buenas noticias.

La Operadora dice:
-Fue un placer ayudarla, perdón, ¿Nora es su Hija?

La Abuelita le contesta:
-¡No! ¡Yo Soy Nora, la del Cuarto 302! Lo que pasa es que nadie me da pelota con el timbrecito de mierda éste, y el médico hace tres dias que no aparece …
Una francesa se hace estirar todo: la nariz, la piel de la cara, etc… Finalmente, el cirujano le pregunta:
– ¿Desea la señora algo más?
– Si. Quisiera tener los ojos más grandes y expresivos.
– Nada más fácil, señora. ¡Enfermera: traiga la cuenta, por favor!.
La gente reacciona diferente cuando se pone una vacuna:
Cuando es un niño: ¡AYYYY, COMO DUELE!
Cuando es un joven: Duele un poquito, pero no es nada.
Cuando es un hombre: No me duele nada, ni lo he notado.
Cuando es un friki: La base de datos de virus ha sido actualizada
Un doctor que había estado viendo a una viejecita de 75 años durante muchos años, se retiró.
Cuando la viejita vuelve a su control mensual, el nuevo doctor le pidió que trajera una lista de todas las medicinas que le habían recetado anteriormente. Cuando el joven doctor revisaba la lista, sus ojos casi se desorbitaron cuando vio que le habían recetado píldoras anticonceptivas.
– Doña Carlota, ¿usted sabe que estas son PÍLDORAS ANTICONCEPTIVAS?
– Sí Doctor, me ayudan a dormir por la noche.
– Doña Carlota, le aseguro que no hay ABSOLUTAMENTE NADA en estas píldoras que le ayuden a dormir.
Entonces la viejita se acercó al joven doctor, le dio una palmadita en su brazo y le dijo:
– Sí, mi querido doctor, eso ya lo sé; pero todas las mañanas disuelvo una píldora en el jugo de naranja de mi nieta de 16 años y ni se imagina lo bien que duermo todas las noches!!!
 
En un pueblo minero del África, un matrimonio africano, ambos de piel de ébano, de pelo “quieto” y con ojos negros como azabaches, tienen un hijo blanco, de cabello dorado, ojos azules …
El padre desconcertado se va a un bar cercano y toma un trago mientras observa los turistas… alemanes, ingleses, suecos, todos ellos blancos y de ojos azules. De pronto se le acerca un amigo, que al enterarse de su problema, le aconseja que se haga una prueba de paternidad.
El hombre se hace la prueba y cuando va por los resultados, el médico rubio de ojos azules, y que entre otras cosas era el mismo medico de la mujer del consultante, le asegura que su hijo es legítimo.
-Entonces doctorcito, como me explica lo del niño rubio… -dice el padre aún más desconcertado.
El médico, reflexiona un poco y luego dice:
-Usted se acuerda, si cuando concibieron ese niño ¿ocurrió algo fuera de lo normal?
-Si doctorcito, ahora que lo menciona, recuerdo que ese día estábamos finalizando el acto, cuando golpearon a la puerta, me paré para ver quien era, pero le dije a mi mujer que me esperara ahí, quietecita, luego regresé y terminamos…
-¡Ah, eso es! El típico caso de decoloración forzosa…
-Y eso que quiere decir doctorcito…
-Eso significa que esa interrupción en el momento del climax, ¡hizo que su mujer se quedara en BLANCO…!
Una señora muy muy fea va al médico con su hija que es guapísima. Entran en la consulta del doctor y le dice el doctor a la niña:
– A ver, guapa. Desnúdate.
Y le dice la niña:
– No, doctor. Es mi madre la que pasa a consulta.
– ¡Ah! Esto… señora, saque la lengua!
Una señora lleva a su hija adolescente al médico y le dice:
-Doctor, estoy muy preocupada por la niña, tiene nauseas, y le dan mareos con frecuencia…
El médico hace los exámenes respectivos y luego le dice a la señora:
-Las noticias son buenas, su hija no padece de ninguna enfermedad; solo es que está embarazada…
-¡No puede ser doctor! Ahora como le doy esta noticia al anticuado de mi marido… el no lo va entender, lo más seguro es que nos saca de la casa a las dos…
-Si usted lo desea -dice el médico, yo le puedo ayudar con ese pequeño inconveniente. Envíeme a su esposo aquí, al consultorio, y yo me encargo de comunicárselo de la manera más sutil….
La señora acepta y al día siguiente llega el esposo al consultorio del médico y entra preguntando:
-¿Me mandó usted a llamar? Doctor, sin rodeos, ¿que es lo que tiene mi hija…?
-No se alarme señor; no es nada grave. Simplemente fue que su hija, por estar rezando, se trago una imagen de la Virgen del Carmen… usted conoce esa virgen… la que tiene el niño en los brazos… Bien, mediante ciertos procedimientos médicos, hemos logrado sacarle a la virgen, pero el niño se le ha quedado adentro…!
Un viejo de 90 que va al médico:
– Doctor, cuando llevo ocho orgasmos seguidos me encuentro muy cansado. ¿Eso es malo?
– No es malo ni es bueno: ¡es mentira!
Un matrimonio va al médico y tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido:
-La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa.
-Ni a mi, pero su padre es rico.
 
Un ciego, durante el examen de la próstata:
– Disculpe doctor, ¿puedo agarrar su pene mientras me examina?
El doctor sorprendido le pregunta:
-¿Por qué quiere agarrar mi pene? ¿Es usted homosexual?
– No. Es sólo para asegurarme de que lo que me está metiendo es el dedo.
Llega un borracho que no entiende al médico, éste le trata de demostrar al borracho, que tomar licor es malo, y se lo demuestra con una lombriz; primero la mete en un vaso con agua y la saca y no pasa nada; luego la mete a un vaso con vino y la lombriz muere en pocos segundos. Le dice a su paciente:
– ¿Ya ves lo que les pasa a los que toman mucho?
A lo que el borracho responde:
– Si doctor, nunca tendremos lombrices.
Después de que nació el bebé, el padre, afligido, fue a hablar con el obstetra.

-Señor doctor, estoy muy preocupado porque mi hija nació con el cabello rojo. ¡No puede ser mía!

-¡Qué disparate! dijo el médico. Aunque usted y su mujer tengan cabello negro, pueden tener cabello rojo en los genes de sus familias.

-No es posible! insistió el padre. Ambas familias han tenido cabello negro desde hace muchas generaciones.

-Bien, dice el médico, tengo que preguntar… ¿Con qué frecuencia usted y su mujer practican el sexo?

El hombre, avergonzado, respondió:
-Este año he andado cansado de tanto trabajar. Sólo hicimos el amor una o dos veces en los últimos meses.

-Entonces… ahí está” dice el médico confiado. ¡ES ÓXIDO!
Tengo tres llamadas perdidas de mi oftalmólogo…
El de ver me llama.
En la sala de maternidad de un hospital un hombre cae desfallecido al suelo.
Un médico le pregunta a la enfermera:
– Qué le ha pasado a este hombre?
– Es que yo creí que me preguntaba la hora y le dije que ocho!

Todos los chistes sobre médicos

Uno que va al dentista y …
– A ver, abra la boca.
– ¡AAAHHHHhh!.
– Pero no la abra tanto…
– ¿No me tiene que meter las pinzas?.
– Sí, ¡¡pero yo me quedo fuera!!.
– Doctor, doctor ¿qué tal mi análisis?
– Mal, le queda muy poca vida…
– ¿Cuánto tiempo me queda doctor?
– Pues yo diría que unos 10…
– ¿10?, pero 10 qué… ¿años, meses, días…?
– 9, 8, 7, 6…
Un italiano en el hospital esperando a que la mujer de a luz. Sale el médico y dice:
– Han sido quintillizos.
El italiano con cara de sorpresa dice:
– Soy un monstruo, Es que… ¡ tengo un cañon !
Y el médico le dice
– Pues a ver si lo limpia entonces, porque han salido negros.
Un hombre de 34 años va a la consulta médica y le dice al especialista:
-Doctor, estoy muy preocupado porque a esta temprana edad, he empezado a notar una acelerada disminución en mi potencia viril…
El médico le hace una serie de minuciosos exámenes y pruebas que incluyen la seducción de su hermosa enfermera, y luego le dice:
-Bien amigo, los síntomas suyos son como los de un hombre de más de 65 años que ya está agotando su capacidad sexual. Seguramente usted ha disfrutado de la vida de una manera más acelerada que el promedio normal de los hombres….
-No lo entiendo muy bien doctor… -Contesta el paciente.
-Se lo explicaré con una analogía para que me comprenda: Todos los hombres nacemos con cierta potencia que en la medida en que la vamos gastando, lógicamente va disminuyendo. Es como si naciéramos con una dotación de cohetes o fuegos artificiales, que en la medida en que los vamos lanzando para que estallen, se van agotando…
-Ya estoy entendiendo doctor, y como de que cantidad de cohetitos de esos estamos hablando?
-El promedio es de unos 12.000… ¡ah eso si! dependiendo la alimentación… -dice el médico.
El hombre hace algunas cuentas mentalmente… luego de unos minutos termina de hacer sus cálculos, y muy sonriente le dice al galeno:
-Doctor, si son 12.000, entonces no es mi caso; creo que aún me faltan muchas relaciones… mejor dicho aún me falta lanzar al aire y estallar muchos cohetes para llegar a esa cifra…
El médico lo mira por encima de las gafas y muy adusto le aclara:
-Ah… LOS QUE ESTALLAN EN LAS MANOS, TAMBIÉN CUENTAN…!
En la sala de cirugía están operando a un paciente, cuando entra el director de la clínica y grita:
-¡ESPEREN!… Detengan el trasplante que ha habido un rechazo!
-¿Un rechazo? ¿Del órgano implantado, Doctor? -pregunta le enfermera
-¡NO..! ¡Del Banco! ¡El cheque no tiene fondos!
 
La enfermera le dice al médico:
– Hay un hombre invisible en la sala de espera.
Y el doctor responde:
– Dígale que en este momento no puedo verlo.
Entra el doctor a la sala con una bella enfermera a su lado. Luego de unos vistazos a todos los lados, el doctor cierra la puerta y comienza a preguntarle a la enfermera:
– ¿De quién son estos ojitos?
La enfermera responde:
– ¡No lo sé!
– ¿Y de quién son estas orejitas?
– ¡No lo sé!
– ¿Y de quién es este cuellito?
– ¡No lo sé!
– ¿Y de quién son estos pechitos?
– ¡No lo sé!Insistía la enfermera.
– ¡Caramba!, Dice muy enojado el doctor, ¡este Servicio Médico Forense es un completo desorden!
Pepita, la enfermera, atiende la llamada telefónica que se está produciendo en la consulta.
– ¿Sí, dígame?
– ¿Oiga, el doctor Mata?
– Sí señor. ¿Qué desea?
– Anular la visita.
Un tipo llega al doctor aquejado de un dolor en la rodilla. El galeno cuando lo examina le pregunta:
-¿Usted por casualidad toca trompeta?
-Sí doctor, ¿Por qué?
-Pues, ¡Esa es la causa del dolor!
-Pero doctor, ¿Qué tiene que ver el tocar trompeta con la rodilla?
-Yo soy el doctor y sé que es así. Así que no toque más esa trompeta si quiere sanarse.
-Está bien, usted es el que sabe, la venderé.
Cuando el paciente sale, la enfermera intrigada por el diagnóstico le dice al doctor:
-Pero doctor, en verdad no veo la relación de la trompeta con la rodilla.
-No tiene ninguna relación. Este tipo es mi vecino del piso de arriba, y me tiene aburrido con el ruido de la trompeta.


En el hospital el médico le dice a la enfermera:
– Está bien que le tenga usted miedo al contagio, señorita, pero eso de dispararles a los pacientes el supositorio desde lejos, y con cerbatana es pasarse.
 
La Reina de Inglaterra estaba visitando uno de los mejores hospitales de Canadá y durante su recorrido por los pisos paso por una habitación donde un paciente se estaba masturbando.
“Oh my God!”, dijo la Reina, eso es escandaloso, ¿qué significa esto?
El doctor contestó, ese hombre tiene una enfermedad grave por la cual sus testículos se llenan rápidamente de semen. Si no se masturba 5 veces al día, sus testículos explotarían y el hombre moriría instantáneamente.
“Oh lo siento mucho”, dijo la Reina. En el siguiente piso pasaron por una habitación, donde una joven enfermera le estaba haciendo sexo oral a un paciente.
“Oh my God!”, dijo la Reina, ¿qué pasa allí?
El doctor respondió: El mismo problema, Su Majestad, pero con mejor Plan de cobertura
médica.
Oh!!!
Un abogado desocupado paseaba por la calle y de pronto vio un llamativo aviso que decía:

CLÍNICA MILAGROSA.- Si no curamos su enfermedad, le devolvemos 10 veces su dinero.

El abogado vio una excelente oportunidad para ganar algún dinero, entró, pago la consulta (bastante costosa), y de inmediato fue recibido por un médico que le dijo:
-Buen día amigo, ¿cuál es su problema de salud?
-Doctor, deben ser mis papilas gustativas… no le siento sabor a nada de lo que como -respondió el abogado.
-No se preocupe -dijo el médico y luego se dirigió a su enfermera- Señorita por favor tráigame la compota número 323.
La enfermera obedeció y trajo un frasco y una cuchara. El médico lleno la cuchara con el contenido del frasco, le pidió al paciente que abriera la boca haciéndole tragar la cucharada.
-¿Oiga Doctor! ¿usted me acaba de hacer comer una cucharada de mierda? -protestó el abogado.
-Ciertamente era mierda, eso quiere decir que usted ya está curado; sus papilas gustativas ya funcionan correctamente -le respondió el médico acompañándolo a la puerta.
El tramposo abogado salió iracundo del consultorio pensando: “Médico “#$%*/(*#”, me hizo comer mierda, pero yo me voy a desquitar muy pronto, lo juro!”
Unas semanas después volvió el abogado a la clínica, pago su consulta y de inmediato fue recibido por el médico, quien al reconocerlo lo saludo diciendo:
-Hola abogado, que lo trae de nuevo a nuestra clínica.
-No le entiendo… ¿quien es usted? ¿donde estoy? creo que estoy amnésico… perdí la memoria -dijo el abogado haciéndose “el loco”.
-No se preocupe -dijo el médico y luego se dirigió a su enfermera- Señorita por favor tráigame la compota número 323.
-¿Qué? ¿compota número 323? ¿usted me va a dar mierda otra vez?
-¡Fantástico! ¡Maravilloso! ¡Otro milagro de la clínica! ¡Usted acaba de recuperar la memoria…!
-Se acabaron los excesos, a partir de ahora usted tendrá todo bien medido: la sal, la bebida, la comida y las diversiones… le dice el médico al paciente .
El paciente mira angustiado el dedal de consomé que le sirvieron como cena, la media hoja de lechuga y la uva de postre. Al terminar todo le dice a la enfermera:
-¿No me trae una estampilla, por favor?
-¿Para qué la quiere?
-Es que después de cenar me gusta leer un poco …
Llega un paciente a la consulta del médico, y dice:
– Doctor, tengo un problema. Nadie me hace caso.
– Que pase el siguiente
Llega un papá desesperado donde el doctor y le dice:
Doctor, doctor, mi hijo se cree ascensor.
El doctor le dice:
Hágalo pasar.
No, es que no para en este piso.
 
Un respetable ginecólogo está paseando por la calle con su esposa.
Al lado de ellos pasa una muchacha joven, sensual, minifalda, mucho maquillaje y saluda al doctor con cariño:
– ¡Hola, mi amor!
El doctor le dice a su esposa:
– No pienses nada raro. La conozco por el lado estrictamente profesional.
Y pregunta la esposa:
– ¿El lado profesional tuyo o el de ella?
Llega un tipo con un ataque de nervios a ver al psiquiatra y le dice:
-Doctor, llevo tres semanas soñando que mi suegra viene a comerme, cabalgando sobre un cocodrilo.
-¿Sí? -contesta el psiquiatra.
-¡Sí, doctor! ¡Esos ojos amarillos… esa piel escamosa… esos dientes afilados!
-¡Hombre, qué terrible! -dice el psiquiatra.
-¿Terrible? Ahora le describo el cocodrilo!
Una dulce abuelita habla por teléfono al Centro Médico y pregunta tímidamente:

-¿Sería posible que alguien me informara, como está un paciente?

La operadora contesta:
-Encantada de ayudarla, ¿Cómo se llama el paciente y en qué cuarto está?

La Abuelita con su voz temblorosa dice:
-Nora Fernández, Cuarto 302

La operadora responde,
-Permítame ponerla en espera, mientras hablo con su enfermera para poder informarle.

Después de unos 2 minutos, le informa:
-Tengo buenas noticias, la enfermera me dijo que Nora va muy bien, su presión arterial y su glucosa ya están en su curso normal y su Dr. dice que la dará de alta el martes.

La Abuelita dice,
-Que alegría… ya estaba preocupada, Dios la Bendiga por las buenas noticias.

La Operadora dice:
-Fue un placer ayudarla, perdón, ¿Nora es su Hija?

La Abuelita le contesta:
-¡No! ¡Yo Soy Nora, la del Cuarto 302! Lo que pasa es que nadie me da pelota con el timbrecito de mierda éste, y el médico hace tres dias que no aparece …
Una francesa se hace estirar todo: la nariz, la piel de la cara, etc… Finalmente, el cirujano le pregunta:
– ¿Desea la señora algo más?
– Si. Quisiera tener los ojos más grandes y expresivos.
– Nada más fácil, señora. ¡Enfermera: traiga la cuenta, por favor!.
La gente reacciona diferente cuando se pone una vacuna:
Cuando es un niño: ¡AYYYY, COMO DUELE!
Cuando es un joven: Duele un poquito, pero no es nada.
Cuando es un hombre: No me duele nada, ni lo he notado.
Cuando es un friki: La base de datos de virus ha sido actualizada
 
– Doctor, me tiemblan mucho las manos.
– ¿No será que bebe demasiado alcohol?
– Qué va, ¡si lo derramo casi todo!!
La mujer le dice al marido:
– Querido, estoy muy desesperada. El médico me dio a entender que estoy gordísima.
– ¿Por qué?
– Porque me dijo: “abra la boca y diga muuuuuuuuu”
Un doctor que había estado viendo a una viejecita de 75 años durante muchos años, se retiró.
Cuando la viejita vuelve a su control mensual, el nuevo doctor le pidió que trajera una lista de todas las medicinas que le habían recetado anteriormente. Cuando el joven doctor revisaba la lista, sus ojos casi se desorbitaron cuando vio que le habían recetado píldoras anticonceptivas.
– Doña Carlota, ¿usted sabe que estas son PÍLDORAS ANTICONCEPTIVAS?
– Sí Doctor, me ayudan a dormir por la noche.
– Doña Carlota, le aseguro que no hay ABSOLUTAMENTE NADA en estas píldoras que le ayuden a dormir.
Entonces la viejita se acercó al joven doctor, le dio una palmadita en su brazo y le dijo:
– Sí, mi querido doctor, eso ya lo sé; pero todas las mañanas disuelvo una píldora en el jugo de naranja de mi nieta de 16 años y ni se imagina lo bien que duermo todas las noches!!!
A las tres de la madrugada un hombre llama a su médico por teléfono:
– Ay, doctor, no puedo dormir. ¿Padezco de insomnio?
– Y que se ha propuesto usted, ¿propagar la epidemia?
En un pueblo minero del África, un matrimonio africano, ambos de piel de ébano, de pelo “quieto” y con ojos negros como azabaches, tienen un hijo blanco, de cabello dorado, ojos azules …
El padre desconcertado se va a un bar cercano y toma un trago mientras observa los turistas… alemanes, ingleses, suecos, todos ellos blancos y de ojos azules. De pronto se le acerca un amigo, que al enterarse de su problema, le aconseja que se haga una prueba de paternidad.
El hombre se hace la prueba y cuando va por los resultados, el médico rubio de ojos azules, y que entre otras cosas era el mismo medico de la mujer del consultante, le asegura que su hijo es legítimo.
-Entonces doctorcito, como me explica lo del niño rubio… -dice el padre aún más desconcertado.
El médico, reflexiona un poco y luego dice:
-Usted se acuerda, si cuando concibieron ese niño ¿ocurrió algo fuera de lo normal?
-Si doctorcito, ahora que lo menciona, recuerdo que ese día estábamos finalizando el acto, cuando golpearon a la puerta, me paré para ver quien era, pero le dije a mi mujer que me esperara ahí, quietecita, luego regresé y terminamos…
-¡Ah, eso es! El típico caso de decoloración forzosa…
-Y eso que quiere decir doctorcito…
-Eso significa que esa interrupción en el momento del climax, ¡hizo que su mujer se quedara en BLANCO…!
 
Una señora muy muy fea va al médico con su hija que es guapísima. Entran en la consulta del doctor y le dice el doctor a la niña:
– A ver, guapa. Desnúdate.
Y le dice la niña:
– No, doctor. Es mi madre la que pasa a consulta.
– ¡Ah! Esto… señora, saque la lengua!
Una señora lleva a su hija adolescente al médico y le dice:
-Doctor, estoy muy preocupada por la niña, tiene nauseas, y le dan mareos con frecuencia…
El médico hace los exámenes respectivos y luego le dice a la señora:
-Las noticias son buenas, su hija no padece de ninguna enfermedad; solo es que está embarazada…
-¡No puede ser doctor! Ahora como le doy esta noticia al anticuado de mi marido… el no lo va entender, lo más seguro es que nos saca de la casa a las dos…
-Si usted lo desea -dice el médico, yo le puedo ayudar con ese pequeño inconveniente. Envíeme a su esposo aquí, al consultorio, y yo me encargo de comunicárselo de la manera más sutil….
La señora acepta y al día siguiente llega el esposo al consultorio del médico y entra preguntando:
-¿Me mandó usted a llamar? Doctor, sin rodeos, ¿que es lo que tiene mi hija…?
-No se alarme señor; no es nada grave. Simplemente fue que su hija, por estar rezando, se trago una imagen de la Virgen del Carmen… usted conoce esa virgen… la que tiene el niño en los brazos… Bien, mediante ciertos procedimientos médicos, hemos logrado sacarle a la virgen, pero el niño se le ha quedado adentro…!
Dos leperos van al médico y ven un cartel: ?CONSULTA DE 4 A 7?. Así que uno de ellos le dice al otro:
-Oye, que solo somos dos, vamos a buscar otra pareja de enfermos.
Va un abuelete al médico, el hombre todo acabado, con su bastón, quejándose del lumbago, cojeando de una pierna… Se sienta y el doctor le pregunta:
– Veamos, cuénteme lo que le pasa.
El abuelete responde:
– Pues mire Doctor, que el tiempo pasa, el primero todavía lo aguanto, el segundo cada vez me cuesta más, el tercero es todo un sufrimiento, el cuarto un infierno y con el quinto ya no puedo…
El médico, se queda todo sorprendido y le pregunta:
– Pero, ¿usted cuantos años tiene?.
– Noventa y dos, responde el abuelete.
Ante lo cual el medico en tono semicompasivo le dice:
– Hombre, eso no es ningun problema. Fíjese en mi, con 35 años y ya ve usted, los dos primeros muy bien, el tercero muy poquitas veces y del cuarto y del quinto yo ya ni me acuerdo.
Ante lo cual el abuelo le mira y todo sonriente le dice:
– ¡Ah!, pero usted, ¿TAMBIEN VIVE EN UN QUINTO SIN ASCENSOR?
Un viejo de 90 que va al médico:
– Doctor, cuando llevo ocho orgasmos seguidos me encuentro muy cansado. ¿Eso es malo?
– No es malo ni es bueno: ¡es mentira!
 
Un matrimonio va al médico y tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido:
-La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa.
-Ni a mi, pero su padre es rico.
Una prostituta va al médico porque se sentía muy mal.
– Mire, doctor, me duele la cabeza, el pecho, las nalgas, tengo fiebre…
– Bueno, bueno respóndame a una pregunta:
– ¿En periodo de regla usted tiene mucha pérdida?
– Doctor, puede que sea eso, porque la verdad es que las pérdidas son de 200 a 300 dólares.
Va una mujer al médico con un problema de piel y le dice el médico:
-Señora, usted tiene soriasis.
-No perdone pero se equivoca yo nunca he estado en Soria.
-¡Y yo nunca he estado en Burgos y mire que morcilla tengo!
– Usted debería haber venido a verme antes.
– Si, bueno, en realidad fuí a ver a un curandero.
– Ya. ¿Y qué estupidez le dijo ese curandero?.
– Que viniese a verle a usted.
Se encuentra el paciente tendido en la cama, en la misma pieza se encuentra su médico, abogado, esposa, y sus hijos. Todos ellos esperando el suspiro final, cuando de repente el paciente se sienta, mira a su alrededor y dice:

-Asesinos, ladrones, mal agradecidos, y sinvergüenzas – y se vuelve acostar.

El doctor un poco confundido dice:

-Yo creo que está mejorando.

-¿Por qué lo dice doctor?, pregunta la esposa.

-Porque nos ha reconocido a todos.