Los jovenes y pequeñas tienen un sentido del humor simple y muy original. Tienen la posibilidad de reírse de algún cosa, por eso adoran estudiar chistes nuevos que logren contarles a sus camaradas de principal, a sus primos en el hogar, en las fiestas de la escuela o en el parque. Contar un chiste siempre es una aceptable forma de que los chicos hagan nuevos amigos y agradar a otra gente, dado que la risa es algo que siempre nos une. Además, estudiar chistes infantiles les contribuye a desarrollar su sentido del humor y su creatividad por medio de historias muy cómicas y autenticos.

Chistes para niños 

La enfermera le dice al médico:
– Hay un hombre invisible en la sala de espera.
Y el doctor responde:
– Dígale que en este momento no puedo verlo.
Pepita, la enfermera, atiende la llamada telefónica que se está produciendo en la consulta.
– ¿Sí, dígame?
– ¿Oiga, el doctor Mata?
– Sí señor. ¿Qué desea?
– Anular la visita.
¿Cuál es el colmo de una enfermera?
Ponerle una tirita a la leche cortada.
Dos enfermeras se cruzan por un pasillo en un hospital: Susi, que haces con ese termómetro en la oreja?
Mierda, ya se quien tiene mi lápiz!
Llaman a una casa y dicen:
-¿Es éste el teléfono cinco uno uno uno uno uno uno?
Y el hombre le responde:
-¡No!, es el cinco once once once.
 
Pepe era tan, pero tan vago, que se levantaba todos los días temprano para estar más tiempo sin hacer nada.
Ring, ring, suena el teléfono a las cuatro de la mañana, al descolgar se oye una voz que pregunta:
-Aló, aló, ¿La familia Silva?
Una voz dormilona contesta:
-¡No tonto, la familia duerme!
–Camarero, ¿tiene ancas de rana?
–Sí, señor.
–Pues pegue un salto y tráigame un café.
Llega un paciente a la consulta del médico, y dice:
– Doctor, tengo un problema. Nadie me hace caso.
– Que pase el siguiente
¿Cómo puedes dejar en suspenso a un tonto?
Luego te lo digo…
 
Un tipo entra en una tienda:
– Hola, me da unas gafas para leer…
– Pero… si ya se llevó unas ayer, ¿no?
– Sí, pero es que ya me las he leído.
¿Qué le dice un espagueti a otro?
– ¡Oye! mi cuerpo pide salsa…
Era un tipo tan tonto tan tonto, que se durmió en su propio sueño
Había una vez un ladrón, tan pero tan tonto, que cuando robaba una tienda, se llevaba los maniquíes para no dejar testigos
Había una vez un soldado que dijo:
– ¡A hacer ejercicio! ¡Corran sin cesar!
Y César corrió solo.
 
¿Qué es blanco, negro, blanco, negro, blanco, negro, rojo?
Un pingüino cayéndose de las escaleras.
–¿Qué te ha parecido el curso de oratoria y riqueza de vocabulario?
–Chachi.
– Doctor, tengo paperas.
– Bueno, tome 2 euros más y ya tiene pa´ plátanos.
-¿Te sabes el chiste de “no y yo tampoco”?
-No.
-Yo tampoco.
-…
-¿Lo has pillado?
-No.
-Yo tampoco.
Un terremoto le dice a otro terremoto:
– ¿De qué grado sos?
 
Llega un día Pedrito a la escuela y le pregunta a Jaimito:
– Jaimito, ¿qué escribiste en la tarea?
Y le dice Jaimito:
– Yo no escribí nada, ¿y tu?
– Yo tampoco escribí nada.
Y le dice Jaimito:
– Noo… ¡La profesora va a creer que nos copiamos!
¿Cual es la Profesión más alegre ?
¡La de Barrendero, porque siempre va-rriendo!
En la clase de Jaimito la profesora:
– A ver Jaimito sal a la pizarra y escribe “metralleta”
– ¿Y eso cómo se escribe profe?
– Tal y como suena.
Y escribe:
– Ratatatatatata.

Un chiquillo se acerca a su profesor:

-Profe, profe: Jaimito me ha mandado al diablo.

-¿Y tú qué has hecho?

-He venido a verle.

Una profesora a su alumno:
– Tendrías que haber estado aquí a las ocho en punto de la mañana…
– ¿Por qué? ¿Qué ha pasado?
 

– ¡Escuchad! Exclama la profesora

– ¿En qué tiempo estoy hablando si digo la oración “quiero casarme con alguien que me quiera”

– En tiempo perdido maestra.

 El profesor le pregunta a Jaimito:

– ¿Cómo suena la M con la A?

– Ma.

– Muy bien Jaimito. Y si le colocas una tilde, ¿cómo suena?

– Matilde.

Una francesa se hace estirar todo: la nariz, la piel de la cara, etc… Finalmente, el cirujano le pregunta:
– ¿Desea la señora algo más?
– Si. Quisiera tener los ojos más grandes y expresivos.
– Nada más fácil, señora. ¡Enfermera: traiga la cuenta, por favor!.
– ¿Me amas sólo porque mi padre me dejó una fortuna?
– No querido, yo te amaría sin importar quién te la dejó.
Dos amigas se encuentran en una fiesta:
-¿Sabes la última? Me caso con tu ex novio.
-No me extraña, el día en que terminamos me dijo que iba a hacer alguna tontería…
 
La novia envía un whatsapp a su novio con el siguiente mensaje:
-Si estas durmiendo mándame tus sueños. Si estas riendo mándame tú sonrisa. Si estas llorando mándame tus lágrimas. ¡TE AMO!
El novio le responde:
– Estoy cagando? ¿Qué hago?
– ¿Cuál es el colmo de una florista?
– Llamarse Margarita y que el capullo de su novio la deje plantada.
Una pareja de novios salen a cenar, en el restaurante; El le dice a ella:
– Mira, la chica del vestido rojo me está sonriendo.
– ¡Ya! La primera vez que te vi, yo también me moria de risa.
¿Cuál es el colmo de un jardinero?
Que su hija se llame Rosa y que su novio la deje plantada.
La maestra le dice a Jaimito:
-Jaimito si escribo “en estas vacaciones me aburrí mucho”, ¿que falta ves?
-Que no tuvo novio, señorita

Chistes buenos para niños

Ríete a carcajadas con los chistes más buenos, originales y divertidos para niños. Estos chistes son tan buenos que le sacarían una sonrisa a la persona más seria del planeta.

¿Cuál es el colmo de una enfermera?
Ponerle una tirita a la leche cortada.
Estaba Jaimito en la escuela y la maestra le pregunta:
– Jaimito, ¿cuánto es 4+4?
– Este,… no sé, debe ser 9, ¿o no?
– Mal Jaimito, y ahora tienes 9 días fuera del colegio.
– A ver Fernandito, ¿cuánto es 10+5?
– 15 señorita.
Y la maestra responde:
– Muy bien Fernandito, por haber contestado bien tienes 15 días de vacaciones.
De pronto la maestra notó que Jaimito reía sin parar, y le preguntó:
– ¿Por que ríes tanto?
– Es que Fernandito es tonto maestra.
– ¿Por que, si el contestó correctamente?
– Es que si hubiera contestado 365, ¡se hubiera ganado todo un año de vacaciones!
Pepe era tan, pero tan vago, que se levantaba todos los días temprano para estar más tiempo sin hacer nada.
–Camarero, ¿tiene ancas de rana?
–Sí, señor.
–Pues pegue un salto y tráigame un café.
¿Cómo puedes dejar en suspenso a un tonto?
Luego te lo digo…
 
Se encuentran Venancio y Manolo, pero éste último llevaba un pingüino de la mano, yVenancio le pregunta:
– Oye, Manolo, ¿pero qué haces con ese pingüino?
– Pues nada, que me lo he encontrado, y no sé qué hacer con él’-.
– ¡ Pues llévalo al zoológico !
– Hombre, pues qué buena idea. Hoy mismo lo llevo…
Al día siguiente se vuelven a encontrar, pero Manolo sigue con el mismo pingüino, por lo que Venancio, extrañado, le pregunta:
– ¿Qué ha pasado Manolo, no habías dicho que llevarías al pingüino al zoológico?
– Que sí hombre, lo he llevado, y nos hemos divertido tanto, que hoy vamos de nuevo !
¿Cual es la Profesión más alegre ?
¡La de Barrendero, porque siempre va-rriendo!
La profesora le pregunta a Pepito:

-Pepito, voy a hacerte una pregunta muy difícil, a ver si la sabes. ¿Para ti quiénes son más inteligentes, los animales o los seres humanos?

-Los animales, señorita.

-¿Estás seguro, Pepito?

-¡Pues claro! Cuando yo le hablo a mi perro él me entiende, y en cambio cuando me ladra, yo no lo entiendo a él.
Dice la profesora:
– A ver, les voy a hacer dos preguntas y quien me conteste la primera bien, la segunda ya no la tiene que contestar.
– Jaimito, ¿cuántos pelos tiene un caballo?
– Tiene 500.588.200 pelos.
Entonces, dice la maestra:
– ¿Y tú cómo lo sabes?
– ¡Ah, ya no, ésta ya es la segunda!
En la clase de Jaimito la profesora:
– A ver Jaimito sal a la pizarra y escribe “metralleta”
– ¿Y eso cómo se escribe profe?
– Tal y como suena.
Y escribe:
– Ratatatatatata.
 
Una profesora a su alumno:
– Tendrías que haber estado aquí a las ocho en punto de la mañana…
– ¿Por qué? ¿Qué ha pasado?
Está la profesora de Buenos Modales con los alumnos Juan, Pedro y Jaimito… La profesora les dice:
-Les voy a exponer una situación y quiero que Uds. la respondan. Tienen una novia de buena familia y muy decente, están cenando con ella y le entran deseos de ir al baño… Pregunto: ¿Cómo se lo dirían?
Juan responde:
-Permiso que voy a mear.
La profesora le dice:
-Ud. lo que es. es un ordinario. A ver, Pedro…
-Permiso mi amor, tengo que ir al baño a orinar.
-Eso está mejor, pero no hay que decirle que va a orinar. ¿Y usted Jaimito?
Jaimito le contesta:
-Mi amor excúsame que voy al Servicio a saludar a un Amigo, a quien quiero presentarte después de la cena.
Una francesa se hace estirar todo: la nariz, la piel de la cara, etc… Finalmente, el cirujano le pregunta:
– ¿Desea la señora algo más?
– Si. Quisiera tener los ojos más grandes y expresivos.
– Nada más fácil, señora. ¡Enfermera: traiga la cuenta, por favor!.
Dos amigas se encuentran en una fiesta:
-¿Sabes la última? Me caso con tu ex novio.
-No me extraña, el día en que terminamos me dijo que iba a hacer alguna tontería…
– ¿Cuál es el colmo de una florista?
– Llamarse Margarita y que el capullo de su novio la deje plantada.
 
Una pareja de novios salen a cenar, en el restaurante; El le dice a ella:
– Mira, la chica del vestido rojo me está sonriendo.
– ¡Ya! La primera vez que te vi, yo también me moria de risa.
¿Cuál es el colmo de un jardinero?
Que su hija se llame Rosa y que su novio la deje plantada.

Todos los chistes para niños

Diviértete con todos los chistes que presentamos en esta categoría y compártelo con tus amigos, mientras disfrutas de un momento de risas y diversión con los matrimonios más locos. 

La enfermera le dice al médico:
– Hay un hombre invisible en la sala de espera.
Y el doctor responde:
– Dígale que en este momento no puedo verlo.
Pepita, la enfermera, atiende la llamada telefónica que se está produciendo en la consulta.
– ¿Sí, dígame?
– ¿Oiga, el doctor Mata?
– Sí señor. ¿Qué desea?
– Anular la visita.
¿Cuál es el colmo de una enfermera?
Ponerle una tirita a la leche cortada.
Dos enfermeras se cruzan por un pasillo en un hospital: Susi, que haces con ese termómetro en la oreja?
Mierda, ya se quien tiene mi lápiz!
Estaba Jaimito en la escuela y la maestra le pregunta:
– Jaimito, ¿cuánto es 4+4?
– Este,… no sé, debe ser 9, ¿o no?
– Mal Jaimito, y ahora tienes 9 días fuera del colegio.
– A ver Fernandito, ¿cuánto es 10+5?
– 15 señorita.
Y la maestra responde:
– Muy bien Fernandito, por haber contestado bien tienes 15 días de vacaciones.
De pronto la maestra notó que Jaimito reía sin parar, y le preguntó:
– ¿Por que ríes tanto?
– Es que Fernandito es tonto maestra.
– ¿Por que, si el contestó correctamente?
– Es que si hubiera contestado 365, ¡se hubiera ganado todo un año de vacaciones!
 
Llaman a una casa y dicen:
-¿Es éste el teléfono cinco uno uno uno uno uno uno?
Y el hombre le responde:
-¡No!, es el cinco once once once.
Pepe era tan, pero tan vago, que se levantaba todos los días temprano para estar más tiempo sin hacer nada.
Ring, ring, suena el teléfono a las cuatro de la mañana, al descolgar se oye una voz que pregunta:
-Aló, aló, ¿La familia Silva?
Una voz dormilona contesta:
-¡No tonto, la familia duerme!
–Camarero, ¿tiene ancas de rana?
–Sí, señor.
–Pues pegue un salto y tráigame un café.
Llega un paciente a la consulta del médico, y dice:
– Doctor, tengo un problema. Nadie me hace caso.
– Que pase el siguiente